This dissertation has been submitted by a student. This is not an example of the work written by our professional dissertation writers.

DIABETES

INTRODUCCIÓN:

La diabetes es una enfermedad producida por una alteración en el metabolismo, esta alteración se debe a dos razones:

  1. El páncreas(en concreto el grupo de células que forman los Islotes de Langerhans, las células β) no produce insulina.
  2. El páncreas sí que produce insulina pero ésta no puede cumplir su función.

Hay dos tipos de diabetes: la diabetes mellitus de tipo 1 y la diabetes mellitus de tipo 2, la primera razón da lugar a una diabetes de tipo 1 y la segunda razón da lugar a una diabetes de tipo 2.

En esta enfermedad, lo que observamos es una deficiencia de insulina; la insulina es una hormona imprescindible para la absorción de glucosa por parte de la célula así, cuando hay ausencia de esta hormona, la glucosa no puede entrar en la células produciendo un aumento de glucosa en sangre; además para todas las células del organismo es necesaria la presencia de glucosa; en el caso de los diabéticos, no hay glucosa en las células y tendrán carencias de nutrientes entre otras consecuencias.

La diabetes afecta al 5-10% de la población y por cada persona con la enfermedad detectada hay un caso no detectado. La probabilidad de tener esta enfermedad aumenta con el paso de los años, así como con la vida sedentaria y el sobrepeso, por ello se estima que aumente el número de diabéticos en las próximas décadas.

Ø FUNCIONAMIENTO DE UN ORGANISMO SANO:

Los alimentos están constituidos por nutrientes, los principales son: grasas, proteínas e hidratos de carbono, cada uno de estos es representado por cadenas según la forma de sus eslabones, así pueden ser redondos (hidratos de carbono), triangulares (grasas) o cuadrados (proteínas); los alimentos también nos aporta agua, vitaminas y minerales (se encuentran como eslabones sueltos).

Cuando ingerimos los alimentos se inicia la digestión ( rotura de estas cadenas en cadenas más cortas), en el momento en que los alimentos están digeridos pasan al intestino donde estas cadenas cortas se separan dando lugar a eslabones sueltos; posteriormente se lleva a cabo la absorción de los alimentos llegando al torrente sanguíneo, en este momento el páncreas libera la insulina.

Los hidratos de carbono cuando se descomponen dan lugar a moléculas muy importantes, la glucosa.

Todas las células del organismo utilizan la glucosa como combustible, para ello es necesario que esta glucosa entre en las células, y lo hace a través de la insulina(hormona segregada por las células β del páncreas).

Este sistema debe de estar en buen funcionamiento para que todas las células estén alimentadas y para que se mantengan correctos los niveles de glucosa en sangre, estos niveles deben de estar entre 60 y 100 mg/dl antes de comer y a 140 mg/dl después de comer ( más o menos).

Para mantener estos niveles es necesario que la insulina segregada por el páncreas sea proporcional a la cantidad de hidratos de carbonos ingeridos, cuando hay una alteración de esta segregación aparece la diabetes.

Hacemos cuatro comidas mínimas diarias, en estas comidas le aportamos glucosa al organismo y éste consume la glucosa durante todo el día; para que esto sea posible es necesario que parte de la glucosa ingerida sea almacenada en el hígado en forma de glucógeno, así en los momentos que no comemos o necesitamos mucha energía, la glucosa vuelve lentamente a la sangre y es utilizada de nuevo.

Cuando comemos en exceso, los depósitos de glucógeno se completan y el organismo es capaz de transformar la glucosa sobrante en grasa, la cual se acumula debajo de la piel produciendo un aumento de peso.

Por último, el organismo elimina las sustancias tóxicas provenientes de la digestión mediante la orina, para ello pasan por el riñón (órgano que actúa como filtro).La glucosa que viaja por la sangre llega al riñón, sin embargo ésta, al no ser una sustancia tóxica el organismo no la elimina sino que la recoge y la devuelve a la sangre; esta capacidad es limitada.

Cuando la concentración de glucosa en sangre supera 180 mg/dl el riñón no es capaz de retener la glucosa y empieza a ser expulsada mediante la orina, esto es lo que le ocurre a los diabéticos ( al no entrar la glucosa en la célula aumenta su concentración en la sangre y al ser superior de 180 mg/dl se elimina por la orina sin ser utilizada).

TIPOS DE DIABETES:

o DIABETES MELLITUS TIPO 1:

Este tipo de diabetes afecta a personas de todas las edades pero es más común en personas jóvenes, se suele diagnosticar antes de los 30 años; en este caso las células β pancreáticas son destruidas por el propio organismo, por tanto no liberan insulina (enfermedad autoinmune).

Los diabéticos de tipo 1 se inyectan insulina para controlar los niveles de glucosa en sangre.

o DIABETES MELLITUS TIPO 2:

Este tipo de diabetes abarca al 90% de las personas afectadas, es más frecuente en personas mayores, aunque también se presenta en niños y adolescentes además de personas con problemas de sobrepeso, se suele diagnosticar a partir de los 30 años.

En este caso las células β pancreáticas sí que segregan insulina, incluso a veces en exceso pero no puede cumplir su función.

La glucosa entra en las células a través de una interacción entre la insulina y los receptores de insulina que se encuentran en las células, en el diabético de tipo 2 éstos estos receptores no funcionan por lo que la insulina no cumple su función (entrar en la célula).

El tratamiento para este tipo de diabéticos no sería inyectar insulina (pues ya tienen) sino que sería arreglar los receptores de insulina, esto se puede conseguir con una dieta y ejercicio, si el tratamiento va bien los niveles de glucosa en sangre se regulan y desaparece la diabetes.

A veces, no es suficiente con una dieta y ejercicio sino que hay que tomar unos comprimidos llamados antidiabéticos orales.

En este tipo de diabetes el páncreas segrega insulina, sin embargo éste puede cansarse y dejar de producirla (hace un esfuerzo para nada, debido a que la insulina segregada no cumple su función) y la diabetes de tipo 2 se puede convertir en una diabetes de tipo 1.

o OTROS TIPOS:

- Diabetes gestacional: también se le conoce como la del embarazo; se suele dar en mujeres que antes del embarazo no tenían la enfermedad y ésta suele quitarse después del parto aunque con los años ésta pueda aparecer de nuevo.

- Glucemia basal alterada: en este caso no podemos decir que la persona tenga diabetes pero sin embargo los niveles de glucosa en sangre son mayores que los de una persona normal aunque inferiores a una persona diabética, normalmente con los años se convierte en diabetes. Sucede en personas que en ayunas tienen valores de glucemia entre 110 y 125 mg/dl.

- Tolerancia alterada a la glucemia: es similar que la glucemia basal alterada pero ésta se detecta con la prueba de curva de glucemia tras tomar una sobrecarga de 75 gramos de glucosa; estas personas tienen unos niveles de glucosa mayores que una persona normal pero inferiores a los de una persona diabética, tienen unos niveles entre 140-200 mg/dl.

- Diabetes secundarias: este tipo de diabetes aparecen como consecuencias de enfermedades del páncreas o del sistema endocrino. La mayoría de los casos se da por una destrucción de las células β debido a repetidas inflamaciones del páncreas (pancreatitis); también se da en casos de extirpación, que a partir de la intervención ya no tendrá páncreas para la producción de insulina.

CL?NICA DE LA DIABETES MELLITUS DE TIPO 1.

Los síntomas de la diabetes de tipo 1 son:

  • Los diabéticos de tipo 1 no pueden producir insulina por tanto, la glucosa no puede entrar en la célula y se irá acumulando en la sangre, como consecuencia los niveles de glucosa en sangre irán aumentando a: 140, 160, 200 mg/dl incluso a valores superiores.

Cuando esta sangre llega al riñón, la glucosa en exceso se eliminará por la orina debido a que el límite del riñón es 180 mg/dl, cuando la glucosa se elimina por la orina arrastra agua consigo por tanto la persona orinará mucho.

Este primer síntoma recibe el nombre poliuria.

  • El segundo síntoma de esta enfermedad es el deseo de beber agua, esto ocurre como consecuencia de orinar mucho porque se pierde mucha agua, recibe el nombre de polidipsia.
  • El tercer síntoma recibe el nombre de astenia, se produce un cansancio continuo como consecuencia de la ausencia de glucosa en las células (las células no tienen energía para funcionar correctamente).
  • Otro síntoma es la disminución de peso como consecuencia de la pérdida de glucosa por la orina; la mayoría de los hidratos de carbono que ingiere el diabético no son utilizados por el organismo y se eliminan con la orina por lo que pierde peso (por cada gramo de glucosa quemado se producen 4 calorías) así, si esta persona pierde 100 gramos de glucosa al día está perdiendo 400 calorías. En una dieta normal de 1600 calorías el diabético solo se quedará con 1200 para evitar esto no basta con comer más pues la glucosa se seguirá perdiendo.
  • El paciente puede empezar a comer mucho debido a que este se encuentra insatisfecho por la ausencia de glucosa en sus células, con esto se llega al último y quinto síntoma: la polifagia (aumento de apetito).

- Cuando el paciente empieza a controlarse, los síntomas empiezan a desaparecer:

Al inyectarse insulina, la glucosa puede entrar en las células, así los niveles de glucosa en sangre disminuirán a valores normales (más o menos 140 mg/dl) y se deja de eliminar por la orina, por tanto con la inyección de insulina se consigue eliminar la poliuria y la polidipsia.

El organismo al tener glucosa en las células ya no siente tanta hambre y se eliminará la polifagia, además ya no perderá peso.

También al tener insulina en las células musculares, estas se contraerán bien y se eliminará la astenia (cansancio).

Cuando un diabético está bien controlado no tiene ningún síntoma.

DIAGNÓSTICO DE LA DIABETES:

Para poder asegurar que una persona es diabética es necesario hacer una prueba de glucosa por un análisis de sangre en ayunas, si esta prueba da entre 60-110 mg/dl se descarta la posibilidad de tener la enfermedad; sin embargo, si los niveles superan 126 mg/dl al hacer la prueba dos veces (para evitar equivocaciones), se puede decir que la persona tiene diabetes mellitus; otro método de diagnosticar esta enfermedad es por una curva de glucemia pero en casos claros de diabetes no se debe realizar debido a que los niveles de glucosa pueden subir hasta 400 mg/dl pudiendo ser peligroso.

Hay ocasiones en que las personas van al médico con los síntomas de la diabetes, en estos casos basta con hacer la prueba de glucosa y no la curva de glucemia.

También hay casos en que la prueba de glucemia después de realizarla dos veces da valores superiores a 110 mg/dl pero inferiores a 126 mg/dl, en esta situación es necesario hacer la curva de glucemia, esta prueba consiste en ingerir 75 gramos de glucosa (en niños 1,75 gramos por kilo) en ayunas, tras esperar 120 minutos se realiza la prueba de glucosa y se pueden dar tres situaciones:

  • Si la glucemia es inferior a 140 mg/dl la curva de glucemia es normal y el paciente no es diabético.
  • Si la glucemia es superior a 140 mg/dl la curva de glucemia no es normal y la persona presenta diabetes mellitus.
  • Si la glucemia da valores superiores a 140 mg/dl pero inferiores a 200 mg/dl la persona manifiesta intolerancia a los hidratos de carbono.

Esta prueba de glucemia es recomendable hacerla a personas mayores de 45 años, así también a personas con problemas de obesidad, hipertensión, alteración de los lípidos, antecedentes familiares... debido a que por cada persona diabética hay un caso no diagnosticado.

TRATAMIENTO DE LA DIABETES MELLITUS TIPO 1:

o DIETA:

La alimentación es muy importante para los diabéticos, ésta ayuda a controlar y en algunos casos prevenir la enfermedad.

La dieta equilibrada para un diabético debe incluir entre un 50-55 % de hidratos de carbono, de un 15- 20 % en proteínas, 30 % de grasas de manera que 1/3 sean insaturadas, 1/3 sean monoinsaturadas y 1/3 sean poliinsaturadas, además de 30 gramos de fibra.

ALIMENTOS ADECUADOS PARA LA DIABETES:

  1. Alimentos con azúcares que el organismo absorbe poco a poco, éstos alimentos ayudan a mantener los niveles de glucosa bajos y constantes, en este grupo cabe destacar las legumbres, los cereales integrales y las frutas ricas en fibras como es el caso de la pera y de la manzana; estas frutas son ricas en elementos antidiabéticos como son los minerales de magnesio y zinc y la fibra pectina, éstos ayudan a la producción de insulina. Además sus azúcares se encuentran en forma de fructosa (muy asimilable).
  2. Alimentos que impiden la asimilación rápida de azúcares, son los alimentos ricos en fibras solubles que ayudan a la eliminación del colesterol y evitan que los azúcares se absorban rápidamente, este grupo corresponde con los carbohidratos complejos como la avena, la pasta (mejor la integral), la patata..
  3. Alimentos que ayuden a la producción de insulina, éstos son los alimentos ricos en minerales como el zinc (normalmente se encuentra en alimentos vegetales como en el apio...), magnesio ( trigo, espinacas...) y cromo (levadura de cerveza).
  4. Alimentos pobres en grasa y ricos en proteínas (generalmente hortalizas y verduras), disminuyen el colesterol y el peso con esto se consigue que los niveles de glucosa en sangre disminuyan, estos alimentos son las legumbres (vegetales proteicos), tofu, queso de soja, carnes magras como el pollo o el pavo, la leche y sus derivados.
  5. Alimentos ricos en omega3, estos ayudan a disminuir el colesterol en sangre y mejoran la circulación, son los pescados azules.

ALIMENTOS NO ADECUADOS PARA LA DIABETES.

  1. Alimentos con azúcares de rápida absorción, estos alimentos son aquellos que contienen azúcares concentrados como los dulces, caramelos y algunos vegetales como las uvas. Estos alimentos deben ser ingeridos por los diabéticos en caso de hipoglucemia o bajadas de glucosa en sangre.
  2. Alimentos ricos en grasas de origen animal o vegetal saturadas, estos alimentos aumentan el colesterol y el peso, son las carnes grasas, la leche entera y sus derivados, los embutidos...
  3. Alimentos ricos en sal, estos alimentos no son aconsejables debido a que los diabéticos tienen mayor posibilidad a tener enfermedades de hipertensión, la sal aumenta la presión arterial, por ello es recomendable que estas personas tengan una dieta baja en sal.
  4. Alcohol, este no es recomendable porque tiene grandes concentraciones de glucosa (corresponde a los alimentos con azúcares de rápida absorción).

Ø Los diabéticos con tratamientos de insulinas deben comer frecuentemente para que se mantengan constantes los niveles de glucosa en sangre.

o EJERCICIO:

El ejercicio físico es muy importante para los diabéticos, éste forma parte de su tratamiento.

El ejercicio ayuda a mejorar los niveles de glucosa en sangre, el peso y la calidad de vida a todas las edades.

Los beneficios del ejercicio físico en los diabéticos son:

  • Descenso de los niveles de glucemia en sangre antes y después del ejercicio.
  • Ayuda al organismo a utilizar mejor la insulina, en algunos casos hace posible la reducción del tratamiento (sensibilidad a la insulina).
  • Reduce la presión arterial disminuyendo la posibilidad de desarrollar hipertensión a largo plazo.
  • Mejora la circulación.
  • Reduce el peso junto con una dieta equilibrada.
  • Reduce los niveles de colesterol y grasas, produciéndose un aumento de colesterol HDL (colesterol bueno).
  • Evita el estreñimiento.
  • Fortalece los huesos, tendones...
  • Evita el estrés y las tensiones.

Los ejercicios más recomendables son los de intensidad moderada y continua correspondientes a los aeróbicos como el ciclismo, andar, tenis, fútbol, esquí...

Para intentar controlar la diabetes con el ejercicio es muy importante:

  1. Tener en cuenta el momento del día en que se realiza el ejercicio.
  2. Medir los valores de glucemia antes y después del ejercicio.
  3. Tener en cuenta el tipo, intensidad y duración del ejercicio que se realice.
  4. Tener en cuenta el tipo y dosis de insulina que se utiliza.

Además de beneficios, el ejercicio también tiene una serie de riesgos:

  • Hipoglucemias en personas tratadas con insulinas o antidiabéticos orales.
  • Hiperglucemia, normalmente después de realizar un ejercicio físico muy fuerte o de larga duración y en personas no entrenadas.
  • Complicaciones de corazón (alteración cardiaca).
  • Daño en la vista (retinopatía diabética), normalmente en ejercicios que obligan a bajar la cabeza.
  • Empeora el riñón dañado.
  • Aumento de heridas en los pies o en músculos y huesos, normalmente en personas con neuropatías.
  • Cetoacidosis (acetona en la orina).
  • Excreción de proteínas por la orina.
  • Aumento de la temperatura corporal.

Para evitar la hipoglucemia y la hiperglucemia, los diabéticos deben comer 1 o 2 horas antes de realizar el ejercicio para evitar que coincida con la máxima concentración de insulina en sangre así, si el ejercicio es fuerte o se va a realizar más tiempo de lo normal es necesario tomar más alimento.

Si el diabético se inyecta insulina y va a realizar ejercicio fuerte y más tiempo de lo normal es necesario que reduzca un tercio su dosis de insulina (se debe inyectar lejos de los músculos que se utilicen en el ejercicio) y tome suplementos de hidratos de carbono.

CONTRAINDICACIONES:

Si la persona no tiene controlado los niveles de glucosa en sangre debe evitar el ejercicio, pues se puede alterar más el metabolismo: Antes de realizar ejercicio físico debe estar controlado, posteriormente se puede realizar ejercicio de forma moderada y continuada.

Además los diabéticos no deben hacer ejercicio cuando:

  • Los niveles de glucemia se encuentran por encima de 300 mg/dl.
  • Existe cetonuria (acetona en la orina).
  • Tienen dificultad o incapacidad para reconocer o tratar la hipoglucemia y la hiperglucemia.
  • Hay condiciones climatológicas adversas.
  • Tienen retinopatías y/o neuropatías avanzadas.

Ø Los pacientes deben saber cuál es el efecto del ejercicio físico en su metabolismo de glucosa con el fin de crear un programa de entrenamiento para obtener beneficios y evitar riesgos.

o INSULINA:

Los diabéticos de tipo 1 deben inyectarse insulina pues sus células β pancreáticas no la segregan.

El páncreas de una persona normal segrega continuamente esta hormona vertiéndose en la sangre, sin embargo en el momento en que come el páncreas aumenta la secreción de insulina para mantener los niveles de glucosa en sangre constantes.

En el caso de una persona diabética esto no ocurre pues su páncreas no segrega insulina, lo ideal para ella sería mantener una pequeña cantidad de insulina todo el día y en las horas de la comida inyectarse más cantidad para mantener los niveles de glucosa constantes.

Hay varios tipos de insulina:

  • Insulina rápida, regular o normal.

Este tipo de insulina es transparente y tiene una duración de cinco a siete horas. Empieza a tener efecto media hora después de inyectarla. Los diabéticos que utilicen este tipo de insulina deben inyectársela cuatro veces al día para mantener los niveles de glucosa en sangre constantes.

  • Insulina NPH:

Este tipo de insulina se creó para que los diabéticos tuvieran que pincharse menos, surge de la mezcla de insulina rápida con distintas sustancias para que el efecto fuera más prolongado.

La primera sustancia a la que se unió la insulina rápida es a una proteína denominada protamina, ésta hace que la insulina se valla despegando poco a poco de la protamina haciendo que el efecto sea menos intenso pero más duradero.

Este tipo de insulina empieza a tener efecto dos horas después de ser inyectada, va aumentando progresivamente y llega a su máxima actividad entre las seis y doce horas después de ser inyectada. A las 16 deja de hacer efecto por lo que habría que suministrarla de nuevo.

Los diabéticos que utilicen este tipo de insulina deben inyectársela dos veces al día.

  • Insulina semilenta:

Esta insulina surge de la mezcla de insulina con zinc (metal de color blanco) y da lugar a tres tipos: semilenta, lenta y ultralenta.

SEMILENTA: Empieza su efecto a las dos horas de inyectarse, su máxima actividad tiene lugar entre las 5 y 10 horas posteriores y dura de 12 a 16 horas.

LENTA: Empieza su efecto a las dos horas de inyectarse, su máxima actividad tiene lugar entre las 8 y 24 horas posteriores y dura de 24 a 48 horas.

ULTRALENTA: Empieza su efecto a las cuatro horas de inyectarse, su máxima actividad tiene lugar entre las 18 y 24 horas posteriores y dura de 32 a 36 horas.

o AUTOCONTROL:

Las medidas de autocontrol son aquellas modificaciones terapéuticas y cambios en el estilo de vida para mejorar el control metabólico. El autoanálisis es la medición del nivel de glucosa en sangre, de acetona en la orina o de glucosa en la orina por el propio paciente.

El autoanálisis debe hacerse por el paciente diariamente y sobre todo en casos donde la diabetes no está controlada, es obligatorio para los diabéticos de tipo 1.

Los pacientes deben saber cómo afecta en su metabolismo el ejercicio, la dieta y la insulina para así, poder autocontrolarse.

- Glucosa en sangre: Este autoanálisis se realiza mediante el glucómetro o mediante las tiras reactivas de lectura visual.

El glucómetro mide la cifra exacta de glucemia en sangre mientras que las tiras miden una cifra aproximada.

Estas mediciones se hacen antes de las comidas y dos horas después.

- Glucosa en orina: La glucosa empieza a eliminarse por la orina cuando supera 180 mg/dl. Si la glucosuria (glucosa en la orina) da positivo, el paciente sabe que ha tenido un valor superior a 180 mg/dl de glucosa en sangre pero no sabe el valor exacto. Este análisis se realiza mediante las tiras reactivas que cambian de color al tener más o menos glucosa en sangre.

- Acetona en la orina: La presencia de acetona en la orina (cetonuria) indica que la diabetes está descontrolada. La cetonuria aparece cuando los niveles de glucosa en sangre están muy altos pero no hay suficiente insulina para poder utilizarla. El organismo recurre a las grasas y al metabolizarla produce acetona, así cuando se analiza la orina da positivo tanto la glucosa como la acetona (hiperglucemia).

También se da cetonuria en casos contrarios, es decir, en situaciones de hipoglucemia, en esta situación el organismo no tiene glucosa suficiente, por lo que empieza a consumir grasas y al metabolizarlas forma acetona, así cuando se analiza la orina da positivo la acetona y negativo la glucosa (hipoglucemia). Este análisis se realiza mediante las tiras reactivas que al introducirlas en la orina cambian de color.

Recientemente ha salido un nuevo aparato al mercado capaz de medir los niveles de acetona en sangre llamado Optium.

o REGULARIDAD:

Este apartado es muy importante para los niños y jóvenes pues es más difícil llevarlo a cabo.

Una persona no diabética puede seguir una vida irregular pues su organismo se lo permite, esta vida no es saludable pero el organismo tiene mecanismos para controlar las variaciones de comidas, ejercicio y descanso. Por ejemplo, si una persona un día come mucho y no hace ejercicio el páncreas segrega justo la cantidad de insulina para mantener los niveles de glucosa constantes.

Sin embargo, una persona diabética no puede hacer una vida desordenada porque carece del sistema de regulación de glucosa y necesita inyectarse insulina, así si no lleva una vida regular estará expuesto a sufrir situaciones de hiperglucemia e hipoglucemia.

Por tanto, los diabéticos deben llevar la vida como una rutina (levantarse a la misma hora todos los días, comer a la misma hora, hacer el mismo ejercicio con la misma intensidad...).

Cuando el diabético bebe alcohol sufre hipoglucemia (bajada de azúcar), esto se debe a que el alcohol impide que los eslabones de glucosa se suelten del glucógeno que hay en el hígado para pasar a la sangre y el organismo se queda sin glucosa. Para evitar que esto suceda, no se debe beber alcohol pero si se ha bebido lo mejor es comer alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, en caso de que no se coma estos hidratos de carbono se llega a una hipoglucemia severa.

Cuando el organismo termina con las reservas de glucosa y glucógeno y la persona sigue sin tomar alimento, el hígado es capaz de fabricar glucosa a partir de proteínas y grasas mediante el proceso de gluconeogénesis.

El alcohol impide la gluconeogénesis.

  • CLITERIOS DEL BUEN CONTROL METABÓLICO.

Los diabéticos deben tener siempre los niveles de glucosa en sangre controlados tanto en ayunas como después de comer.

Los valores normales de glucemia están entre 60 mg/dl y 100 mg/dl en ayunas, y en 140 mg/dl dos horas después de comer, cuanto más se acerquen a estos valores más controlada está la diabetes.

Un buen control metabólico de la diabetes reduce el riesgo a tener enfermedades, así se ha demostrado que personas que llevaban una vida irregular con un mal control metabólico, al mejorar su control han disminuido las complicaciones de las enfermedades. Por tanto, nunca es tarde para mejorar el control metabólico.

Actualmente para medir el control metabólico además del control de glucemias se utilizan dos parámetros: la hemoglobina glicosilada (Hb A1c) y la frutosamina.

El control de glucemia en sangre permite saber el nivel de glucosa que se tiene en un determinado momento, la hemoglobina glicosilada indica los valores de glucosa durante las seis u ocho semanas anteriores a la prueba, y la frutosamina indica los niveles de glucosa durante las dos o tres semanas anteriores a la prueba, es decir con estos parámetros se puede saber si la persona lleva una vida irregular con un control metabólico descontrolado o no.

La glucosa circula por la sangre en forma de eslabones libres hasta que entran en el interior de las células, sin embargo no toda la glucosa viaja así, también circulan unidas a proteínas que van por la sangre formando uniones de glucosa-proteínas, proteínas glicosiladas. Por la sangre también circulan los hematíes (glóbulos rojos) que están compuestos de una proteína denominada hemoglobina.

La misión de la hemoglobina es transportar oxígeno en la sangre hasta las células y como proteína que es también se le une la glucosa formando uniones de glucosa-proteína, en este caso es hemoglobina glicosilada (Hb A1c). Se consideran valores normales los que están entre un 4.5 y un 6% de hemoglobina glicosilada de toda la hemoglobina que circula por el organismo.

La fructosamina es un complejo de glucosa-proteína, en este caso son la albúmina, la globulina y otras proteínas las que se unen a la glucosa. Los valores normales de la fructosamina son de 1.8 a 2.8 mmol/l.

Si los niveles de glucosa en sangre están más alto de lo normal, la cantidad de glucosa que se una a las proteínas será mayor.

Por un lado se unirán a la hemoglobina y aumentarán los niveles de hemoglobina glicosiladas (más del 6%) y, por otro lado se unirán al resto de proteínas aumentando los valores de fructosamina (más de 2.8 mmol/l).

Los pacientes deben tener los niveles de glucosa similares a los valores normales pero intentando no llegar a una hipoglucemia.

Los criterios del buen control metabólico se pueden resumir en:

  • Glucemias basales (niveles de glucosa en ayunas) inferiores de 120 mg/dl.
  • Glucemias posprandiales (niveles de glucosa dos horas después de comer) inferiores a 180 mg/dl.
  • Evitar hipoglucemias.
  • Hemoglobina glicosilada (Hb A1c) inferior al 7%.
  • Fructosamina inferior a 2.8 mmol/l.
  • COMPLICACIONES AGUDAS Y CRÓNICAS DE LA DIABETES TIPO 1.

Las complicaciones agudas que pueden presentar los pacientes diabéticos son: hipoglucemias, hiperglucemias y cetoacidosis diabética.

  • Hipoglucemia:

Una situación de hipoglucemia se presenta cuando los niveles de glucosa en sangre se encuentran por debajo de 60 mg/dl.

Cuando ocurre esto, el organismo comienza a tener temblores, palpitaciones, sudor frío... pero si el paciente come esta sintomatología desaparece poco a poco y el organismo empezará a encontrarse bien.

Otro caso sería que el paciente diabético empezara a notar que sus niveles de glucosa en sangre bajaran porque notara temblores, palpitaciones, sudores fríos... pero, sin embargo no comiera en seguida , así cuando los niveles de glucosa en sangre sean inferiores a 40 mg/dl ya no le llegaría suficiente cantidad al cerebro y empezaría a sentir dolor de cabeza, confusión, mareo e incluso podría perder el conocimiento.

Hay casos en que los niveles de glucosa bajan tan rápidos que los pacientes no notan ningún síntoma y pierden el conocimiento de inmediato, este último caso no es muy frecuente pero se deben conocer los motivos para tomar las precauciones oportunas para evitarlo.

Se puede afirmar que la respuesta defectuosa a la hipoglucemia viene inducida por una hipoglucemia previa. Esta teoría se ha comprobado en personas no diabéticas en que un día se le ha provocado una hipoglucemia y al día siguiente sus respuestas de nueva hipoglucemia estaban alteradas, de igual manera que los pacientes diabéticos que no perciben las hipoglucemias.

También se ha comprobado que cuanto mayor es el número de hipoglucemias mayor es el riesgo de no percibir los síntomas. Así, la capacidad de recuperar los síntomas de hipoglucemia sería evitar hipoglucemias con un buen control de la diabetes.

Cuando un paciente diabético nota los síntomas de hipoglucemia lo primero que debe de hacer es comer, en primer lugar debe comer un azúcar sencillo o un hidrato de carbono simple cuya absorción es rápida, cuando se encuentre un poco mejor debe comer un hidrato de carbono complejo cuya absorción es más lenta pero mantienen durante más tiempo los niveles de glucosa.

Posteriormente se deben analizar las causas por las que se ha producido la hipoglucemia. Las situaciones que pueden dar una hipoglucemia son varias:

- Que se ingiera una cantidad de hidratos de carbono menor a la necesaria.

- Que se realice una cantidad de ejercicio inusual o superior al programado.

- Que la insulina se inyecte en una zona que inmediatamente a sido ejercitada porque así la insulina se absorbe más rápido dando lugar a una hipoglucemia.

- Que la insulina se halla inyectado demasiado profunda, es decir que se halla inyectado en vez de en una zona subcutánea en una zona de músculo, dónde la absorción de insulina es mucho más rápida.

- Que por error se halla inyectado una mayor cantidad de insulina.

- Que simultáneamente se tome alcohol o medicamentos que faciliten la aparición de hipoglucemias.

Una vez analizados los motivos de la hipoglucemia el paciente debe de tomar las medidas oportunas para que esto no vuelva a ocurrir.

Normas que se deben seguir ante un paciente diabético que ha perdido el conocimiento por hipoglucemia:

o No administrar ningún alimento por la boca debido a que se puede producir asfixia.

o Inyectar una ampolla de glucagón, una hormona cuyo efecto es totalmente contrario al de la insulina, decir, tras su inyección sube inmediatamente los niveles de glucosa en sangre y lo hace liberando las moléculas de glucosa contenidas en el glucógeno hepático, que pasan de inmediato al torrente sanguíneo.

o Cuando el paciente recupere la conciencia ya se le puede administrar alimento por la boca.

· Hiperglucemia:

Si el paciente diabético se hace un control de glucosa en sangre y tiene una glucemia mayor de 400 mg/dl pero no se encuentra mal, debe ponerse 6 unidades de insulina rápida intramuscular, que disminuirá la glucosa en sangre en a 100 mg/dl al cabo de una hora aproximadamente.

Otras medidas que debe de adoptar es no comer e hidratarse poco a poco.

  • Cetoacetosis diabética:

El cuerpo humano actúa como un motor que puede quemar dos tipos de combustibles: uno que es la glucosa, y así es como funciona correctamente, y otro que es la grasa.

Cuando en vez de quemar azúcar que es lo normal quema grasas, el organismo funciona peor y produce una sustancia: la acetona que se elimina por la orina y tiene un olor especial. Siempre que se que grasa se producirá acetona.

Si una persona con diabetes mellitus de tipo 1 tiene su enfermedad controlada y su organismo quema glucosa no produce acetona.

Varios casos:

  • Si un paciente diabético come pocos hidratos de carbonos y los quema haciendo ejercicio, la glucosa se gasta por lo tanto el organismo deberá quemar grasas, produciéndose acetona. En este caso cuando el paciente se haga un análisis de orina dará los siguientes resultados:

- Glucosa en orina: negativa porque se le ha gastado.

- Acetona en orina: positiva porque el organismo quema grasas en lugar de glucosa.

El tratamiento para estos pacientes sería aumentara su ingesta de alimento.

  • Si un paciente se pone menos insulina de la que necesita porque come mucho, porque hace poco ejercicio o porque el efecto de la insulina no es bueno, al hacerse una analítica aparecerá:

- Glucosa en orina: positiva, incluso valores altos, hay glucosa en sangre pero no entra en las células porque hay una insuficiencia de insulina.

- Acetona en orina: Positiva, al no entrar la glucosa en las células el organismo quema grasas produciendo acetona.

El tratamiento para estos pacientes sería aumentar la dosis de insulina para que la glucosa entre en las células.

  • Si un paciente tiene glucosa en la orina pero no acetona, no tiene acetona porque el organismo no está quemando grasas y tiene glucosa en sangre porque sus niveles superan 180 mg/dl. Sus células tienen glucosa porque al haber insulina entra al interior, si esto no fuera así el organismo quemaría grasas produciendo acetona.

El tratamiento para estos pacientes sería incrementar la insulina y el ejercicio o reducir la comida.

Cuando la acetona es muy alta se producen dolores abdominales y vómitos aumentando la deshidratación.

CAUSAS DE LA CETOACIDOSIS DIABÉTICA:

- Porque no sepa que es diabético: es frecuente en el caso de los niños pequeños cuando tienen los síntomas pero no lo saben cómo serían los vómitos, beber mucha agua, estar cansado y perder peso, si van al médico le hacen un análisis y diagnostican la enfermedad.

- Porque no hace caso de su tratamiento: por ejemplo, come en exceso para la insulina que se inyecta, así la enfermedad se descontrola, no tiene glucosa en sangre y el organismo empieza a quemar grasas produciendo acetona.

- Porque se cansa de pincharse insulina: si un paciente no se inyecta la dosis de insulina que necesita, la glucosa no entrará en las células y se quema grasas produciendo acetona.

- Porque reduce la dosis de insulina: Hay pacientes que pierden el apetito y piensan que deben inyectarse menos insulina que de costumbre, pero esto no es así, si no se inyectan insulina, la glucosa no entra en la células quemando grasas y produciendo acetona.

- Porque tienen una infección: Cualquier infección puede descomponer la diabetes e incluso producir cetoacetosis, la insulina no actúa correctamente y es necesaria una mayor cantidad para conseguir el mismo efecto.

Siempre que un diabético tenga una enfermedad debe hacerse análisis para evitar la cetoacetosis.

Las complicaciones crónicas que pueden presentar los pacientes diabéticos son: la ateroesclerosis y la microangiopatía.

La ateroesclerosis afecta a los vasos de gran calibre y la microangiopatía diabética afecta a las arterias más finas y a los capilares, además esta última es específica para la diabetes, al contrario que la ateroesclerosis que la pueden presentar personas no diabéticas.

· Arteriosclerosis:

Consiste en un engrosamiento y una rigidez de la pared de los vasos arteriales con lo que provoca una disminución de la luz arterial.

Se produce por una serie de factores, de los cuales se distinguen varios tipos. Los más importantes son el tabaco, el aumento de colesterol en sangre, el aumento de la tensión arterial (hipertensión arterial) y la obesidad.

Así, también hay otros menos importantes como son la diabetes mellitus, el sedentarismo y el aumento de los triglicéridos en la sangre.

Un persona diabética debe intentar siempre tener un control de su metabolismo, así si tiene algún factor de riesgo debe evitarlo. Para evitar la ateroesclerosis lo fundamental es no fumar y realizar cualquier tipo de ejercicio físico.

· Microangiopatía diabética:

Esta enfermedad es específica de la diabetes mellitus de tipo 1 y solo le afecta a las arterias más finas y a los capilares.

Dependiendo del órgano al que le afecte provocará una retinopatía diabética (si afecta a los ojos), una nefropatía diabética (si afecta a los riñones) y una neuropatía diabética (si afecta a los nervios).

Cuanto mejor es el control de la diabetes menos complicaciones crónicas aparecen, con un buen control las complicaciones crónicas que se encuentran en una etapa inicial llegan a desaparecer, así como en los pacientes con microangiopatía en etapas avanzadas con un buen control se retrasa la progresión de la enfermedad.

En la sangre hay agua, células, proteínas y una seria de sustancias que favorecen y retrasan la coagulación. Entre las células destacamos dos: los hematíes o glóbulos rojos y las plaquetas.

Los hematíes se encargan de transportar oxígeno por la sangre a todo el organismo y las plaquetas se encargan de coagular la sangre en casos de heridas... Si las plaquetas se unen forman microtrombos, así la diabetes mal controlada induce esta formación, éstos obstruyen los vasos pequeños y dejan las zonas sin riego sanguíneo.

Para evitar la formación de microtrombos es necesario ir al endocrino, éste le recomienda a algunos pacientes que tomen medicamentos como la aspirina, también otros como el trifusal...

Los hematíes transportan oxígeno por la sangre hacia todo el organismo, cuando éstos van por los vasos de gran tamaño los hematíes son redondos y circulan libremente pero sin embargo, cuando llegan a los vasos más finos deben alargarse para circular mejor.

Si la diabetes está mal controlada, los hematíes pierden esta capacidad de alargarse y poder pasar por los vasos más finos por lo que no llevan suficiente oxígeno a las células y éstas no funcionan bien, hay una sustancia que favorece la deformidad de los hematíes llamada pentoxifilina.

NEFROPAT?A DIABÉTICA:

Es la afectación de las arteriolas, pequeños vasos y capilares del riñón por la diabetes. El riñón se puede comparar con un colador que permite el paso de sustancias pequeñas para eliminarlas por la orina. En este colador se va depositando la glucosa unida a proteínas que hay en exceso en la sangre, haciendo que este se transforme en otra malla más grande formada por hilos más gruesos y separados unos de otros, con lo cual permite el paso de sustancias de mayor tamaño.

Al aumentar el tamaño se pierden más proteínas, a esta pérdida de proteínas se le llama proteinuria.

Si la proteína que se pierde es la albúmina se llama albuminuria, la pérdida normal de albúmina a través de la orina es de 30 mg cada hora, si es de 30 a 300 mg se habla de microalbuminuria.

La microalbuminuria positiva es un dato importante por varias razones: indica que la diabetes a afectado al riñón, es positiva varios años antes de que aumente la urea en el paciente, además es importante saber que un buen control de la diabetes disminuye e incluso en muchas ocasiones desaparece la microalbuminuria.

RETINOPAT?A DIABÉTICA:

La retina es la parte del ojo donde se forma la imagen de lo que estamos viendo, se produce igual que veíamos en el riñón, por el depósito de glucosa unida a proteínas en la membrana basal de los capilares de la retina.

En primer lugar, se produce un engrosamiento de la membrana basal, más adelante evoluciona hacia una dilatación de los capilares, esto recibe el nombre de microaneurismas. En esta etapa de la enfermedad un buen control de la diabetes puede hacer que se estabilice incluso que se mejore.

Si la diabetes no se controla bien, las membranas basales aumentan de tamaño y se harán más permeables, por lo que permite el paso de sustancias que hay en la sangre como proteínas o grasas que llegarán a la retina y darán lugar a los exudados duros.

Si la retinopatía sigue avanzando por el mal control diabético los capilares que se habían engrosado dejan el paso a las células de la sangre, los glóbulos rojos, los cuales dan lugar a las hemorragias en la retina y más adelante obstruirán a los capilares.

Al obstruirse los capilares hay zonas en que no llega sangre forman los llamados exuados algodonosos. Si no se sigue con un control de la diabetes y los tratamientos adecuados no se llevan a cabo se llega a la formación de nuevos vasos y provoca la retinopatía diabética proliferativa.

La hipoglucemia es muy perjudicial para la retinopatía porque la retina está formada por células que necesitan de glucosa y oxígeno para desarrollar sus funciones. En el caso de hipoglucemia, el organismo intenta mantener el aporte suficiente de glucosa en las células de la retina, para ello envía más sangre aumentando el flujo sanguíneo hasta un 30 % más.

Si los vasos de la retina están afectados ( han engrosado sus paredes y tienen un aumento de permeabilidad) al aumentar el flujo sanguíneo se eleva la presión dentro de ellos, con lo que los lípidos y los hematíes traspasan las paredes y se salen aumentando los exudados y las hemorragias.

NEUROPAT?A DIABÉTICA:

Aparece cuando la diabetes afecta a los nervios, puede verse afectado cualquier nervio pero sobre todo se da lugar en las piernas y en los pies donde se localiza la neuropatía periférica, así como los del pene (nervios pudendos) cuya afectación origina impotencia.

La enfermedad se mejora con un buen control de la diabetes así también existen medicamentos que hacen desaparecer el dolor .

Neuropatía diabética periférica: Tiene lugar cuando la diabetes afecta a los nervios de las piernas y de los pies, presenta los siguientes síntomas:

- Sensación de hormigueo en los pies y piernas.

- Pérdida de sensibilidad en los pies.

- Dolor intenso de piernas y pies.

Cuando la diabetes afecta a los nervios del pene se origina impotencia, esto se refiere a la incapacidad del varón para desarrollar erecciones, para que se produzca una erección es necesario que los nervios partan del centro de la médula espinal y los nervios autónomos del pene estén intactos, que los tejidos eréctiles sean normales y que haya un flujo correcto de sangre.

El pene está constituido por dos partes, un conducto llamado uretra por el cual circula el semen y la orina sin llegar a juntarse, y por otros conductos situados alrededor de la uretra que son: dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso.

La neuropatía afecta a los nervios de tal manera que no permite que los impulsos nerviosos se transmitan, por tanto las válvulas no se abren e impiden que los cuerpos esponjosos y cavernosos del pene se llenen de sangre impidiendo la erección. Esto se puede solucionar en su mayor parte con un buen control de la diabetes, aunque también existen medicamentos como unas inyecciones de sustancias vasoactivas y la viagra. En los cuerpos cavernosos hay un músculo que es necesario relajarlo para dejar entrar la sangre y se produzca la erección, esto lo hace posible la viagra.

SITUACIONES ESPECIALES DE LA DIABETES MELLITUS DE TIPO 1.

Los paciente de diabetes deben tener precauciones ante determinadas situaciones, en estos casos deben tener un buen control de su diabetes mediante continuos análisis de sangre porque la insulina se descontrola

produciendo un mal efecto:

Ø Infecciones.

Ø Estrés.

Ø Problemas bucales.

Ø Cirugías.

Ø Viajes, sobre todos los viajes intercontinentales en el cual el desfase horario descontrola aun más los efectos de la insulina.

Ø Embarazo, las diabéticas embarazadas deben de seguir un control en su metabolismo para ello deben de ingerir el alimento adecuado e inyectarse la dosis de insulina adecuada, así deben de hacer ejercicio regular.

ETIOPATOGENIA DE LA DIABETES MELLITUS DE TIPO 1.

Las personas tienen en su organismo un mecanismo de defensa, de tal manera que cuando un agente extraño, virus o bacteria entra en su organismo este mecanismo de defensa lo identifica y lo destruye mediante la actuación directa de leucocitos o mediante una serie de sustancias químicas, los linfocitos.

Este conjunto recibe el nombre de sistema inmunológico.

El sistema tiene información de todo el organismo e identifica a todos los órganos, cuando los identifica como propios no los ataca pero sin embargo cuando se realiza un trasplante de algún órgano éste puede reconocerse como agente extraño y el sistema inmunológico lo intenta destruir.

Para que esto no tenga lugar, el paciente toma una dosis de un medicamento inmunosupresor, además estos fármacos se toman en casos de que la diabetes sea diagnosticada en una fase preclínica de la enfermedad en el cual la toma de este medicamento puede bloquear al sistema inmunológico para impedir la producción de los anticuerpos GAD-A e IA2, que destruyen los islotes.

El páncreas es un órgano que se encuentra en la parte abdominal , está formado por muchas células pero las más importantes son las células α y las células β que se agrupan formando los islotes de Langerhans, éstas últimas son las productoras de insulina y las otras son las productoras de glucagón con efecto contrario a la insulina.

Hay personas en que una infección por un virus le ha cambiado sus células β hasta el punto en que su organismo no las reconoce y las trata como si fueran agentes extraños atacándolas mediante los anticuerpos del sistema inmunológico, dándose lugar la diabetes.

El motivo por el cual el virus modifica a las células del páncreas se desconoce, solo se puede afirmar que esto es hereditario.

SISTEMAS DE INFUSIÓN DE INSULINA.

El páncreas es el órgano que libera insulina después de cada comida para mantener los niveles de glucosa en sangre constantes. En los pacientes diabéticos esto no tiene lugar, bien porque las células β pancreáticas no liberan insulina o bien porque no pueden cumplir su función.

Para eso se investigan posibles soluciones:

o Páncreas artificial: Consiste en el bombeo de sangre desde una vena periférica del paciente a una máquina donde se miden y controlan los niveles de glucosa en sangre.

o Bomba de infusión de insulina: Consiste en un dispositivo con un depósito de insulina rápida, un dispositivo hace avanzar el émbolo de la jeringuilla para así pinchar la piel.

Se puede programar la bomba de insulina para que la inyecte cada hora, además tiene un dispositivo para ordenar la cantidad de insulina que queramos inyectar.

El fin de la bomba de insulina es simular la secreción del páncreas de una persona no diabética.

Este sistema puede provocar situaciones especiales como son la hipoglucemia y la hiperglucemia

TRANSTORNOS DEL COMPORTAMIENTO ALIMENTICIO Y DIABETES.

Cuando los enfermos de diabetes tienen trastornos alimenticios, la enfermedad se descontrola y son muy frecuentes las hipoglucemias y las hiperglucemias.

Dietas inadecuadas para la diabetes:

- Dieta hídrica: La dieta se basa en beber agua y complejos de vitaminas y minerales, con esta dieta es con la que más peso se pierde debido a que no ingerimos las calorías necesarias.

El efecto en las personas con diabetes mellitus tipo 1 será semejante a los efectos en las personas no diabéticas pero con la enfermedad estos síntomas se incrementan con la posibilidad de tener ataques de hipoglucemias y cetoacidosis debido a que es muy difícil controlar las dosis de insulina.

- Dieta rica en grasas y muy pobre en hidratos de carbono: Es conocida como la dieta del profesor Atkins, el cuerpo humano precisa hidratos de carbono para obtener energía, el cerebro necesita 100 gramos de glucosa y si no lo obtienen a partir de los alimentos lo obtienen partir de las proteínas, una dieta pobre en hidratos de carbono obliga a quemar proteínas y no es beneficioso para el organismo; el organismo puede obtener energía quemando grasas pero además obtenemos un producto perjudicial para el organismo, la acetona.

Esta dieta provoca síntomas parecidos a los que presentan las personas no diabéticas, pero los síntomas aumentan al no saber la dosis de insulina que se necesita inyectarse. Al no tomar hidratos de carbonos o tomar muy pocos, el riesgo de tener hipoglucemia es alto y si la cantidad de insulina no es suficiente se quemará grasas produciendo acetona y dando lugar a una cetoacidosis diabética con vómitos.

- Dieta disociada: El organismo además de obtener energía a partir de las grasas y de los hidratos de carbono también es capaz de producir energía mediante las proteínas.

La dieta disociada consiste en no tomar alimentos que contengan hidratos de carbono y proteínas a la vez.

En realidad, esta dieta es la menos peligrosa debido a que el organismo recibe hidratos de carbonos.

- Sopa quitagrasas.

- Dieta clínica de Mayo: Se trata de una dieta hipocalórica( 800 calorías) esto se consigue a base de fruta, verdura, poca carne y poco aceite; en este caso la dosis de insulina es muy difícil de ajustar.

- Dieta Hollywood: Se trata de una dieta con pocos hidratos de carbono que además no llega a las 1000 calorías y en que el 90% de la energía procede de las proteínas.

- Dieta macrobiótica: Es una forma extrema de vegetarianismo, así los alimentos se clasifican en dos categorías: los alimentos yin (pasivos) y los alimentos yang (activos).

Dieta adecuada para la diabetes: Si una persona con diabetes de tipo 1 quiere perder peso debe hacer una dieta equilibrada que contenga entre un 50- 55% de hidratos de carbonos, de un 15-20% de proteínas y de un 30% de grasas. La dieta debe ser hipocalórica y debe de hacerse un ejercicio regular diario, además la dieta debe contar con 1400 calorías y se debe tener claro que no se debe bajar el peso rápidamente sino que éste debe hacerse lentamente con un control regulado de la enfermedad.

DIABETES MELLITUS TIPO 2: CAUSAS DE SU INICIO Y CONSECUENCIAS.

Este tipo de diabetes abarca al 90% de las personas afectadas, es más frecuente en personas mayores, aunque también se presenta en niños y adolescentes además de personas con problemas de sobrepeso, se suele diagnosticar a partir de los 30 años.

En este caso, las células β pancreáticas sí que segregan insulina, incluso a veces en exceso pero no puede cumplir su función.

La glucosa entra en las células a través de una interacción entre la insulina y los receptores de insulina que se encuentran en las células, en el diabético de tipo 2 éstos estos receptores no funcionan por lo que la insulina no cumple su función (entrar en la célula).

El tratamiento para este tipo de diabéticos no sería inyectar insulina (pues ya tienen) sino que sería arreglar los receptores de insulina, esto se puede conseguir con una dieta y ejercicio, si el tratamiento va bien los niveles de glucosa en sangre se regulan y desaparece la diabetes.

A veces, no es suficiente con una dieta y ejercicio sino que hay que tomar unos comprimidos llamados antidiabéticos orales.

En este tipo de diabetes el páncreas segrega insulina, sin embargo éste puede cansarse y dejar de producirla (hace un esfuerzo para nada, debido a que la insulina segregada no cumple su función) y la diabetes de tipo 2 se puede convertir en una diabetes de tipo 1.

TRATAMIENTO DE LA DIABETES MELLITUS TIPO 2:

Es muy similar al tratamiento de la diabetes de tipo 1, este se basa en:

o Dieta.

o Ejercicio.

o Regularidad.

o Autocontrol.

o Educación diabetológica.

o Antidiabéticos orales, distinguimos en varios grupos:

- Fármacos que mejoran la acción de la insulina: biguanidas y tiazolidinadionas o glitazonas.

- Fármacos que extraen la insulina del páncreas: sulfonilureas y replaguinida.

- Fármacos que retrasan la absorción de los hidratos de carbonos: acarbosa, miglitol y goma guar.

o Insulina en algunos casos.

VARIEDADES DE LA DIABETES MELLITUS DE TIPO 2.

La diabetes de tipo dos se puede expresar de diferentes formas y para cada una de ellas el tratamiento sería diferente, encontramos:

- Pacientes obesos: producen insulina en exceso pero no tiene efecto.

Su tratamiento es la insulina lantus en que el paciente debe determinarla de forma individual, aunque antes de ello debe llevar a cabo una dieta y ejercicio correcto.

- Pacientes no obesos: su característica fundamental es que sus células β están alteradas y no producen insulina suficiente.

El tratamiento para ellos sería una dieta y ejercicio correcto.

- Diabetes tipo 2 con aumento excesivo de la glucosa después de las comidas.

- Diabetes tipo 1 que se presenta a partir de los 40 años.

COMPLICACIONES DE LA DIABETES MELLITUS DE TIPO 2.

Pueden darse dos tipos de complicaciones: complicaciones agudas y complicaciones crónicas.

o Complicaciones agudas: son la hipoglucemia, la hiperglucemia y el coma hiperosmolar.

o Complicaciones crónicas: son igual que en la diabetes de tipo 1 la arterioesclerosis y la microangiopatía.

BIBLIOGRAF?A

- Libro práctico de la diabetes, Juan Madrid Conesa.

- Guía para personas con diabetes y sus cuidadores, consejería de salud.

- La diabetes, Elías Segura.

- http://www.saludalia.com/Saludalia/web_saludalia/vivir_sano/doc/ejercicio/doc/diabetes_mellitus.htm

- http://www.botanical-online.com/medicinalsdietadiabetes.htm

- http://www.geosalud.com/diabetesmellitus/diabetes.htm

- http://www.uned.es/pea-nutricion-y-dietetica-I/guia/diabetes/que_es.htm

Writing Services

Essay Writing
Service

Find out how the very best essay writing service can help you accomplish more and achieve higher marks today.

Assignment Writing Service

From complicated assignments to tricky tasks, our experts can tackle virtually any question thrown at them.

Dissertation Writing Service

A dissertation (also known as a thesis or research project) is probably the most important piece of work for any student! From full dissertations to individual chapters, we’re on hand to support you.

Coursework Writing Service

Our expert qualified writers can help you get your coursework right first time, every time.

Dissertation Proposal Service

The first step to completing a dissertation is to create a proposal that talks about what you wish to do. Our experts can design suitable methodologies - perfect to help you get started with a dissertation.

Report Writing
Service

Reports for any audience. Perfectly structured, professionally written, and tailored to suit your exact requirements.

Essay Skeleton Answer Service

If you’re just looking for some help to get started on an essay, our outline service provides you with a perfect essay plan.

Marking & Proofreading Service

Not sure if your work is hitting the mark? Struggling to get feedback from your lecturer? Our premium marking service was created just for you - get the feedback you deserve now.

Exam Revision
Service

Exams can be one of the most stressful experiences you’ll ever have! Revision is key, and we’re here to help. With custom created revision notes and exam answers, you’ll never feel underprepared again.